POEm

 

Sé que se llama Marcos y que escribe poesías porque le sigo en Twiter  @marcosnchz23  

Acabo de ver que tiene un blog y por aquí lo dejo a la vez que lo recomiendo. No soy ningún erudito de la poesía ni detecto muy bien la calidad a la hora de su ejecución, por eso no juzgo, yo sólo leo y me limito a dejarme llevar como en otros ámbitos del arte y de la propia vida, sólo trato de sentir.

 

<<HAZ CLICK AHÍ>>
⇓   ⇓    ⇓    ⇓    ⇓    ⇓

Rechazos y navajas

 

 

*aprovecho para saludar a Marcos, también a todos vosotros, y yo me voy yendo ya pa’ la cama…, que van a ser las tres y cuarto.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

aire

 

 

Recitabas, y tu boca se tornaba en mi asesina.

De piel hacia afuera del alma que se viste con tus formas
nunca sabes del amor que te disparan
ni quién despeina la calma;

desandado aquél camino por tus ingles
me pinté con gotelé
los restos de humanidad sobre tierras de labranza
y mientras dormido leía, en tu tardanza,
tú embadurnabas con prosa
el concepto de ese alma guardado bajo las bragas.

Me queda romperte en letras para volver a llorar.

Yo tan vivo y debajo de mí
que cuando besas mi cuerpo, por dentro,
cuelgo, pendiendo de un hilo,
en un silencio violento.

Llanto y semen son sinceros porque, oh!        esto es amor.

 

 

 

 

 

aire

 

 

.-adiós, gracias.

 

No puedo verbalizarte

porque siempre te recuerdo en la punta de mi lengua;

ya solo me queda llorar y en las lágrimas saladas

poder volver a saberte.

 

Cada vez más nadie va cobrando importancia

cada vez más yo, con mi caparazón

cada vez más letra sin notas de fondo

para serme solo y soñar entre líneas

con aquél domingo en que dije      tu nombre.

 

 

 

loprofundo

 

 

Desde mucho más allá, una vez te he atravesado,
vuelvo a amarte por la espalda
suspendiendo sobre el cuerpo que no es tuyo y ya no es mío,
una esfera luminosa que si tocas con el dedo
hace salir de un sombrero
un orgasmo que desmiembra los sentidos
bajo un hongo nuclear;

bordes de vida en conflicto
por ver cuál de los dos filos corta más un sentimiento,
almas de carne picada
y cuerpos que no se visten para camuflar perfectas curvaturas,
mantequillas sensoriales que se untan y que plasman sus colores en la piel…,

océana piel,
piel líquida y piel donde se hace pie,
nada en calma y superficie en la que floto
sin posibilidad de inmersión;
nada con brillo de nácar
y olas en pieles ajenas que no cesan de llamar,

marejadas que prometen desde una fosa abisal
confundir hembra y varón…

Ojalá degenerarme en sus tormentas,
ojalá ser más mujer que la parte femenina
del círculo sin sentido al que llaman menstruación,
y más hombre que el payaso que se asoma a la ventana
y que salpica su amor por colegialas
disparando en azulejos semen blanco.

 

 

 

 

 

 

 

loprofundo

catorce

 

 

Catorce.

Desaparece.

La vida en un armario de cristal es silenciosa,

meditabunda y propia.

Veo un órgano antiguo que se lamenta.
No es viejo, ni es corazón.

Los susurros le atraviesan la piel sana,
abren grietas y descarnan al vencido que es de arena.

Pies descalzos sobre hierba plañidera
danzando con sus vestidos sobre el líquido elemento;
juegan a ser sentimientos
y me abren paquetes de amor entre las piernas.

Muslos en tránsito ciego,

muerte de puertas adentro  que me llueve por la espalda

y empaña las cristaleras.

 

 

catorce

cuerpos corredizos

 

 

Amo el dentro de tu cuerpo,
amo tu propio cuerpo y el cuerpo de tu cuerpo,
la nieve polvo en las ingles, tus pies raros,
la arena tibia del vientre maternal,
la espalda violenta,
los hombros helados y la lava en la boca;

amo el cuerpo de ese cuerpo,
materia madre de cualquiera cosa universal,
universal, al final,
cómo no final
viendo a las hormigas que acarrean mis pedazos sin desordenar la fila,
cómo definir terror,
cómo definir finito,
como definir el fin sin justificar que estuve por en medio,
que aprendí a comer orgasmos de la boca de la muerte
y metiendo el gemir final
bajo el cielo de la mía
pude robarle el sabor;

sabía que me gustaba,
sabía que volvería,
pero aún no imaginaba
que un día ya no iba a estar,
que quedaría a las puertas rezando mis muletillas y llorando porque nada,
no,       me niego,       nadie,      nunca,
me quite el súper-poder que ya me ha dado:

sé mirarte a los ojos y lamerte la cara,
sé cubrirme los dedos contigo,
sé llegar hasta el punto de fuga en silencio
y apagar con tus orgasmos su sonido.

Sed e amar, ne me quitte pas.

 

 

 

 

 

 

 

 

cuerpos corredizos