Rescátame

                     -Fotograma del corto “Fumando espero” de Eduardo Casanova_.                                     

No tengo mechero.
Una rubia fumando en la distancia no me dejaba de mirar.
Me sentí algo incómodo, aunque luego resultó ser una chica muy dulce que solo quería compartir mis humos. Fumamos juntos, le decía tonterías para verla sonreír y nos pasábamos los canutos. Era muy guapa. Y tenía mechero.
Luego, de fuera hacia adentro se catapultó Bonzo con sus gominolas para unirse al festival; atraído por el humo, las risas y la animación femenina a la vista tras el apagón musical del interior, decidió volver a ver si yo me encontraba bien.
Qué amable el cabronazo. Los dos tipos que habían venido con nosotros, no aparecían. Tampoco es que me importaran ni que les prestara yo mucha atención, creo que se murieron en la grada. La última vez que los vi estaban engullendo Ron-Colas sentados como dos pavos en un croma. En el primer plano de una fosa común, luego de ahorcados en Irán, de ojo de perro andaluz, de sombra de Nosferatu, o en la sala de las autopsias. No los volví a ver conmigo jamás en un coche, en toda mi puta vida.
La rubia me comió el pico, se levantó, y bajándose con las manos las perneras ceñidas del pantalón de pitillo, dio varias patadas en el suelo y levantó la mirada para despedirse.
Unos preciosos ojos claros mojaron toda mi oscuridad, me levantaron.

Habían conseguido calmarme, estaba preparado.
Dijo, “me voy”…, y nos mordimos la boca hasta que nos pitaron los oídos.

Anuncios
Rescátame

2 comentarios en “Rescátame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s