Apócrifo

 

Hoy también me voy a confesar.

Confieso que me seduce siempre y mucho el perdedor, la gente fuera de sitio. Como yo. Confieso que no estoy decidido a rescatarme. Ni de coña. Voy a meterme por sitios donde la luz escasea para saber quién es él y quién soy yo. Voy a escribir poco a poco, y voy a quemar todo el fondo de mi armario para no poder encontrar ropa que ponerme nunca más. Quiero sangrar. Os amo. Los días de resaca soy como el perro apaleado que huye dando la vuelta a su cabeza  cada sesenta y dos pasos. Los otros días también. Quiero que me sigas. El puto mundo al revés. Yo, quiero. Me amo. Voy a contártelo todo como yo sé, necesito tu atención, necesito que me encuentres entre líneas y me dejes una venda en el regazo. Las heridas permanentes reclaman desinfección y yo necesito una nueva y tersa venda en la mía. ¡Ya! [Te amo]. No creo que debas quedarte porque sé que con el tiempo yo solito me haré daño. Soy sincero. Cobarde. Indecente. Infantil. No he madurado pero AMO. Ave María Purísima.  

Sé que no escribo mejor que tú, ni mucho menos, nadie enseña a los tarados y mi única pulsión es derramar cientos de historias que me sé, y saltar con mis botas sobre ellas salpicando a quien le dé. Gracias por comprenlerme.

  

Un cubito de basura.

Anuncios
Apócrifo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s