Tu edad de la razón

φ   Φ   φ

Supongo que alguien pueda pensar que soy un inventor de historias, es más, alguien despistado podría pensar que soy un escritor. Partiendo de la base de que escribo, puedes llamármelo a la espalda cuando quieras, y si algún día te firmo algo, entonces insúltame de frente. Soy sarcástico. Dejando al margen mis taras, voy a suponer también que nadie de quien me lea, imagina que las mierdas que desparramo en este blog, sean vivencias personales de un personaje que vive sin vivir en él. Las creencias son intangibles y cada cual caza las que quiere, puedes elegir las menos aparatosas, o por el contrario las más incómodas para una vida aburguesada. Me da igual. Yo aquí he venido a mearme. Necesito dejar espacios libres de polvo dentro de mí, para empezar a meter garrafón del bueno. La película es mía, mis vidas lo han sido también y necesito pintarlas de nuevo sobre un papel, porque jamás he llegado a ser consciente de mi propia situación. [Salvo cuando me pongo al límite, entonces sí me siento y la siento a ella preñándome el pecho]. I’ts my life, como dijo aquel moñigón. Puedo resultar faltón, sucio a veces (eso lo soy siempre), obsceno e indecente como el abuelo de los caramelos en la puerta del colegio. No voy a pedir perdón, es apto para mayores y la edad de la razón, te la pones tú lacrada dentro del occipital. He visto y tocado la muerte, he llegado a colaborar, he palpado los excesos, las drogas, el sexo, y la violencia, solo en casos de excepcionalidad (cuando me han pegado una paliza y situaciones similares). Soy un looser y parece que no os lo creéis, soy el cabrón que se ve entre las líneas de lo que lees, soy el manazas con las cosas del querer…, estoy aprendiendo a mimar al flacucho otra vez porque viene de la guerra con varias heridas que no se pueden ver, y necesita un descanso. Ya está mejor y no es una mala persona. Heme aquí. Y vengo para escribir también poesía, así lo llamo.

Gracias a todas/os los que con tanto cariño me leéis. Necesito mucho amor.

Φ Φ Φ

Anuncios
Tu edad de la razón

8 comentarios en “Tu edad de la razón

  1. Soy yo María, que soy un “enrevesao”. La de arriba avisa que me voy a abrir el pecho, y las de abajo son un poco mi vida, siempre de culo, solo ante mis vacíos, la de enmedio (que bonita palabra) es el corte de coleta, el dejar los arapos y los cadáveres descansar por fin, y la de la máquina, porque soy un mákina! jajaja..la redención por la escritura…, algo así.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s