Reflexología [MicroBio] (la tijera de podar)

Φ   ♥   Φ

Ni te intereso, ni te convengo. No soy de fiar. No soy mal tipo, pero vaya por delante lo de antes. Soy un criminal con los sentimientos. Soy sincero (ahora que me veo).

Si un cigarro se me cae, lo pateo sobre la acera hasta verlo sangrar con las tripas por fuera. Ya conocéis la rabia que tengo por dentro metida. Por qué. Yo que sé. Me han visto psicólogas trompeteras y un par de novias que tuve con esa misma carrera, un psiquiatra, terapeutas…, y a nadie, y digo A NADIE, le dejado ver ni una porción del tobillo. Jamás me subo la falda si no estoy con una tía, y si no hablábamos de mí te lo voy a enseñar todo, piel y lengua a borbotones. Jamás nada de mi alma. Siempre diciendo que sí. Siempre con el dolor de no querer herir, y disparando sin tregua plantado en medio del parque. Decirte a todo que bien, y en cuanto me des la espalda sucumbir a lo que dicten mis cojones. Un complace, un mentiroso, un ladrón con sonrisa profident. Una persona incapaz de herir a nadie mirando de frente a los ojos. Un cobarde. No soporto el dolor, prefiero marcharme para volver de vez en cuando, a visitar los trozos de corazón que me dejé en sus regazos, porque prefiero poder desvestir aquel regalo, que dejarlo fusilado en una tapia. Éste es uno de mis yoes. Me hago el muerto y desaparezco. Cien vidas reseteadas. Cuando hago cumbre, me lanzo sin ton ni son por la ladera sin haber puesto estandarte, ni quedarme a hacer un pic-nic. Pero me encanta volver de vez en cuando, a rescatar algún huesecillo de entre la tierra quemada. Bilis negra. Es duro hablar de estas mierdas (aunque no lo parezca).

Me voy a la terraza a fumarme un Lucky Strike, necesito volver a pensarlas. Necesito volver a llorar. Qué cojones, voy a fumarme un canuto que me transporte otra vez al futuro, porque todo lo bueno aún tiene que pasar y yo solo vine a aprender de las heridas. En toda mi vida sin yo, en realidad me parece que solo las he imaginado, son proyecciones mentales de espejito al despertar, afirmaciones positivas, y van a plantarse delante de mí, todas metidas en una. Ya sé cómo lo tengo que hacer. Me he perdonado.

Me he sentido casi siempre como un perro apaleado, que sabe que recibió, sin sentido, una paliza merecida a largo plazo. Una hostia en la cara de un crío, de las de “por si acaso”. Me la tuve que ganar después. Aún me tengo que examinar, y si apruebo doy portazo y a otra cosa gilipollas. Esas hostias de pareja sin sentido jamás son merecidas, y mucho menos te las tienes que ganar a posteriori. Perdóname si me he ido.

Φ   ♥   Φ

Anuncios
Reflexología [MicroBio] (la tijera de podar)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s