Valentín [microBio·regalos]

Φ

Ella me hizo el amor. Me folló. Comenzamos a comernos como al dulce de lucha, la misma tarde en la que yo había cogido un par de pendientes de mi casa, para regalárselos si hubiera sido necesario. La vergüenza me frenó en primera instancia, aunque luego me alegré de haberlos dejado durmiendo en un bolsillo aquel eterno sueño de los justos. Ella no sabía, yo ya ni me acordaba, y lo de los pendientes y Valentín se quedó solo en un susto. Eso sí, con el tiempo me arrepentí de haberlos tirado en el río.  Soy un romántico.

-¡Dios! Flaca, te amo  -dije sin pensar.

Supe en ese preciso momento, durante y después de aquello, que ninguno de los dos volveríamos a ser normales. Jamás.

Una diferencia entre los adolescentes normales y nosotros, era que ellos en San Valentín sí se regalaban flores, llaveros, pendientes, collares, pulseras y mecheros.

Nosotros nos regalábamos las vísceras cuatro veces por semana.

Tengo algo en el bolsillo y todo arde alrededor. Miércoles de cenizas.

Φ

 

Anuncios
Valentín [microBio·regalos]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s