Por qué las bestias somos bestias.

 

No lo sé. Voy a empezar siendo claro.

He oído millones de veces que somos bestias que necesitamos de la colonia. Difiero. Seres Sociales. Suena bien. Lo compramos sin masticar y damos cabezazos de asentimiento mirándonos los unos a los otros. Define Social. Que viven en grupos, se relacionan entre sí y siendo el nuestro un grupo de élite, nuestro modelo es el de una sociedad compleja. Define Compleja. Pues que no somos Ñus; que vivimos en manada pero hay diversos individuos para hacer diversas tareas que benefician al conjunto. Eso se lo debió de contar a nuestros ancestros un tipo con corbata desde un atril. Uno que esparció sus genes hacia el futuro por los tiempos verbales y que vociferando insistía solamente trabajaba por la mejora del conjunto ¿Y lo compramos? Tú que crees. Disociamos lo inmaterial de la materia, pero aún sabiendo que nuestro camino lo llevamos todos escondido tras las nubes en nuestra propia alma, poco hacemos por buscarlo a la vez que con tintineos nos van comprando sentimientos y nos colocan a buen precio, complementos. Les dejamos que nos guíen. Tres colecciones por temporada. Es indispensable que haya libre elección, y doce colecciones por año es libertad. Libertad de erección.

Nuestro hormiguero es parecido a una tortuga que necesita alimentarse cada día un poco más para poder seguir viva, le han amputado las tiroides y no puede dejar de crecer, o morirá. El tema de que tenga un caparazón hóseo como límite expansivo es lo de menos, ‘todavía queda’, pensaban.

La mañana en la que ya no se pudo comer, el calvo saltó del atril para ir corriendo a buscar el bar de los borrachines. Buscaba la cuna de los filósofos. No pudo encontrarlo porque la tortuga se lo tragó  y defecó toda esa sopa que buscaba el equilibrio. Solamente dejó lucecitas de colores.

Filosofar es constructivo porque todos somos constructores. Hablar es conocer, es escuchar, es aprender, es convivir, es compartir y es desnudarse frente al otro. Es buscar la piececita de verdad. Hablar no es soltar palabras. No es un puto consejo. La jodida tortuga está engordando demasiado.

¿Qué falta hacía aquel gilipollas? No lo sé. Terminaré siendo claro.

Anuncios
Por qué las bestias somos bestias.

3 comentarios en “Por qué las bestias somos bestias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s