La noche en los ojos del insecto, y el insecto en mi boca.

QUERIDO 22,

Prefiero escribir a hablar:
Evito el seísmo de palabras terremoto.

image

Viví en el.
Silencio.
Donde se oía al pez grande
mas(a)c(r)ar
al pequeño.
El vacío engullendo a las notas olvidadas
de sepulcros en los que dormitaban almas.
Otras veces cantaban.
El triturar de las melodías que quedaron en vena
del compositor que temió enfrentar
tanta belleza.
El sonido del baúl de los recuerdos
siendo recordado
y el tiritar del olvido que rondó
a todos los insectos
que nunca fueron mariposa.
Para aplastarlos con el puño del invierno.

Fue así.
hasta
que
un día
hablé
y fueron miles de polillas rasgándome la voz
como un puñal despuntado:
ellas con sus alas disecadas.
El sonado llanto del grillo frente al negro telón
la noche,
ráfaga
el suspiro
que mima al incendio.

Hablé con la boca
llena de hormigas
el negro cosquilleo de la náusea
el antecedente
a la sangre
manando de mordeduras…

Ver la entrada original 55 palabras más

Anuncios
La noche en los ojos del insecto, y el insecto en mi boca.

Un comentario en “La noche en los ojos del insecto, y el insecto en mi boca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s