(Borrador guardado)

Llego a Prosopopeya cuando el sol se pone. Me comería cualquier cosa. Sé que no tengo buen aspecto. Les digo que estoy cansado y me siento. Duermo, como y paso gran parte del tiempo sentado.
Termino escribiendo fragmentos desordenados o simplemente cartas sin destinatario ni dirección. Fue la única comida silenciosa en la que he estado. Mi madre no parecía anciana. Él se curó por fuera, pero en su interior algo seguía torcido. Yo se lo torcí.
No me quedan suficientes navidades para enmendar todo aquello, pero acercándome un dulce me hicieron sentir perdonado.

Anuncios
(Borrador guardado)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s