_palabras sueltas. #prose

 

La amó desde ese instante inmediatamente anterior a dejar volar su alma de colores, la suele depositar voluntariamente entre sus dedos; después se queda a llorar en ese espacio que es el previo a los regalos.

La amó siempre sobre el siempre; no fue nunca antes de siempre ni lo fue después jamás, la montaba en ese instante en el que la luz azul, le dejaba su mensaje en la botella:

_ella es la que soñaste en aquel sueño de placenta color de melocotón.

Y Ella no supo jamás de aquel dolor. Se limitó a caminar sobre la alfombra de vidrios que él rompía cada noche, para que de entre las grietas, en el punto de ruptura, brotara toda esa ira de no sentirse una baja entre los que andan con balas en el tórax.

Los ‘disparados’ de amor escupen flores al vacío asomados al alféizar de unos ojos, tú tienes cuerpo de ser un arma reglamentaria.

_ingredientes.

Ella era una puta cría que estalló una madrugada dejando su pubertad colgando de las caderas, puso su acné junto a versos y los trenzó con espinas de los días del pecado, se ciñeron a mi frente y me desangran. Tengo la nada en la cama y las yemas de mis dedos no pueden lamer su cuello, no pueden sacarle rimas ni follarla para hacerla sonreír. Sólo soplarle a distancia. Eso es castigo visual y no que me enseñes letras para que tensen las ingles que dibujan el elástico en tus bragas.

_terapia.

Se conformó con oírla recitar sus propios versos, ni siquiera compartiendo espacio físico, nada más eran sus letras que pasadas por su boca se tornaban en corcheas. Nunca ha querido mirarla aunque siempre le reserva sus dos horas de lectura. Conectaban por la noche y se escuchaban por la mera vibración, un tiempo vivido en libros y mojado en el deseo recurrente que agitaban con el timbre de su voz. Sólo un micro y un teclado, susurro en tiempo real que no llegará jamás a ser verdad.

_pornografía.

Abría despacio los versos recitando su poema preferido, deslizaba por su vientre dos renglones, y se follaba a sí misma con el disfraz de mis dedos: un anular recubierto por un plástico vocal, que va dibujando labios en la boca superior; otro renglón viene a pelo, lo usaba para marcar las pautas y los brincos de una eléctrica arrancada, ululaba purpurina  de colores y extraía temblorosos acertijos que enfatizaban los textos que leía.

Elefante, erizo, espejo, cierre, filtro, peine, pétalo y pistilo.

Si las mueves penetrándote a buen ritmo te vas a querer correr sin poder ponerle coto a la carrera.

Anuncios
_palabras sueltas. #prose

2 comentarios en “_palabras sueltas. #prose

  1. Me pasa algo muy curioso cuando hablas de colores, no los percibo visual y sensorialmente, sino también como algo físico casi un inyectable. Purpurina, por ejemplo, me provoca un mareo, estar un poco ebrio de una felicidad injustificada. Y cuando empleas “fucsia” ya es el colmo.. es una gran bola de chicle reblandecida en la boca que anestesia la lengua de sabor, y no puede ser masticada.
    “Los ‘disparados’ de amor escupen flores al vacío asomados al alféizar de unos ojos” es brutal.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s