_partofall #prosa #texto

olibaba

Φ

Las guiris seguían aún por el suelo del chiringuito. Locas del coño.

.

-¡Benxi! Buenos días.

De detrás de la barra emergió una cabellera dorada tan alborotada que parecía vuelta del revés.

-¿Anne? –susurró mirando hacia el cielo.

-No, Anne no ¿Benxamín? ¿Where’s Benxamín?

-¡Aquí! ¿Qué pasa? ¿Qué hora es?

-¿Que qué hora es? Serás cabrón.

Atravesé la barra y caminé hasta la estancia que Benxamín tenía habilitada para dormir. El garito necesitaba vigilancia por las noches aunque estuviese todo cerrado bajo llaves. A mitad del verano se quitó esa obligación contratando un vigilante.

-¿Me puedes decir qué hora es? ¿Todavía están éstas aquí? –repreguntó.

-Serán las dos, tío; y sí, tienes cuatro esparramadas en el suelo que marcan los puntos cardinales. La Getrud es el Norte ¿No?

-No me comas la cabeza. Hay que sacarlas de aquí; se iban hoy a Alemania ¿Y la tabla?

– No me la comas tú a mí. Me piro a mi casa, a mi hamaca.

-¡No espera! Quédate y desayunamos. Hay que llevarse a estas tías ¿Dónde puse la puta tabla?

La noche anterior estuvo enseñando a Getrud las artes del wind-surf. Creo. Me quedé. Las metimos envueltas en su resaca y colocadas superpuestas en el asiento de atrás. Nos fuimos a la ciudad. Las dejamos con cuidado y repartimos unos besos en la zona de un andén. Getrud seguía con ganas de tocar la gaita pero Benxi cortó los hilos de chicle que encogían las distancias y saltó a la acera justo enfrente de una cafetería.

-Joder, el Golf huele a mojito y a perfumes florales de Normandía…, vaya tela ¿Y mi tabla?

-Ni puta idea, vamos a entrar y digerimos un par de buenas tostadas con tomate natural, un café y un par de birras; y nos tiramos tres pedos para matar el aroma de las flores de resaca.

A los dos nos subyugó Cyrano en la peli de Depardieu, no es que nos hablábamos con rimas pero solíamos tener conversaciones muy poéticas a nuestra manera. Después del desayuno volvimos al chiringuito. Nos fumamos un canuto de Marihuana y el sonido de las olas nos tragó por debajo de la arena hasta las cinco y media de la tarde. Nos entró el hambre.

Φ

Anuncios
_partofall #prosa #texto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s