_el·la

 

Mi calle es un poema

que se te trenza a las piernas cada vez que la sometes al ‘paseo’,

en el que ella,

puede rozarte los pies -o los zapatos.

 

Las ventanas enfrentadas

se disparan por la espalda cuando pasas,

guerras de sexo piso

que te escupen sus orgasmos de salida,

y cuando en mojado paras,

tu falda me grita a luces

que ya estamos en el borde de un barranco.

 

Tu cuerpo da lo que roba

cuando folla en los bolsillos interiores,

eres el “zero” más sucio del Condado,

la nada más constreñida a una cintura;

y en tu espalda,

cuando va a lamerte el culo;

eres pecado vital

porque morirte contigo me salpica

mientras escucho gemidos en el alma.

 

 

Anuncios
_el·la

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s