_buscar

 

 

En invierno, cuando me ducho, doy manotazos al vaho en el espejo…,

siempre espero verte allí sentada.

Afeitarme, para ti, era un espectáculo,

para mí, sentir orgullo de tus ojos,

mil expresiones de amor te acompañaban,

y cuando a veces mi rabia salpicaba

después de gritar ‘¡Cabrón!’,

me dabas de tus venenos, y me amabas.

Qué fácil decir ‘te amo’,

cuando el sol se duerme lento en lontananza,

qué fácil decir te amo,

cuando follar como perros en el asiento de atrás de cualquier carro,

era cubrir con mil flores nuestros fangos.

Siempre me gustó mirar que me mirabas,

jamás pude prometerte más que amor envuelto en ruinas

porque nunca me dejaron el espacio suficiente,

nunca pude respirar, y no aprendo con el paso del cortejo;

veo cómo se van enterrando

vidas que se dan la mano y las suelto, mientras tú,

sigues jodiendo la mía

y me vuelves a empañar siempre el espejo.

 

Mala vida es que te creas lo que ves; de niño todo está bien si no te falta de nada. Mala vida es que imagines que te aman, que tú nunca pintes nada y que no dejen que hables; hablar es tan importante para quien quiere expresar, que si le niegas la voz o le estrechas el camino, morirá. Mala vida es que te digan lo que esperan, que te dejen a merced de sus mentiras exigiéndote una vida que no ves. Vivir es buscar la nada. Siempre es buscar.

 

 

Anuncios
_buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s