alimañas·ii

 

 

Salamandra es la lascivia pegada a la piedra fría,

la que excita el aleteo del insecto

al que marginan las ciencias naturales.

 

Sexo sin ningún pasado que improvisa en espiral,

usa más de mil martillos

clavando listas escritas sobre piel;

ordenes para trepar

por las aristas heladas de tu cuerpo

y pellejos de lagarto

para seguir adherido a tus paredes.

 

La nada calienta sangres,

y el pulso de una muñeca siempre es débil;

flujo y reflujo de savia con viscosidad azulada

que trenza lágrimas grises,

para derramar orgasmos

sobre los fecundos campos de labranza.

 

Vibran todos los fluidos

metidos en los trasteros,

bombean las maquinarias,

frotando pistones blandos

contra las celdas heladas

donde te brillan los ojos.

 

Hazte de sabor a fresa y contágiame saliva de tu boca;

llévame bajo las uñas y comparte mi adn,

mezclándolo en tu interior,

con la líquida memoria del cadáver.

 

 

 

 

 

Anuncios
alimañas·ii

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s