amanecer azul

 

 

Sobre la acera holgazana con los muslos abrazados contra el pecho, observo la suciedad deslizarse hacia el bordillo,  gotea sin liquidez azúcar que fueron besos repletos de vaciedad para acabar siendo un charco en el asfalto. Somos las moscas que lamen el manjar; la que más alto volaba va a quedar aquí varada, sentada en la acera gris esperando al autobús que raptará la inocencia por creer en dos insectos, sollozará en los desechos de una cita que desnuda no me aguanta la mirada, y antes de que rompa el sol, me leerá dos finales mientras la observo en el viento desplazar las hojas verdes por el suelo, junto a bolas arrugadas de paquetes de tabaco.
Me escribiré con punzones de metal que ‘amor es debilidad’, y el débil suelo ser yo porque de ti yo no vivo, porque nada más que pongo en la balanza los trozos que han sido míos y que has dejado esparcidos en el centro de un solar.

Una acera. Un charco de Coca-Cola. Dos paquetes de tabaco. Hojas que arrastraba el viento. Un autobús por llegar, y una vida sin volver a ver tu pelo.

La felicidad siempre me pasa por debajo, escucho como murmulla poniendo banda sonora a los silencios sacando sus melodías como cuchillas al viento por bocas de alcantarilla.

 

 

Anuncios
amanecer azul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s