odios míos

 

Odiar que te miren, odiar que te hablen, odiar que se rían,
odiar que te manden sin sentido, y que te digan qué lecturas te convienen.
Cuando el mundo -y sus olores- te chirrían de esa forma, no estás a gusto jamás.
En la infancia, alguien me manipuló las percepciones,
y me mintieron contándome películas sobre finales felices,
menos mal que descubrí, en la adolescencia, que las drogas y el alcohol
me sacaban de ese estado alterado de conciencia, y de ese dolor tan mentido;
me daban paz y me nublaban un poco las visiones de ese mundo
que no me comprendía, y al que odiaba.
Y yo, me hacía de ‘odiar’.
Y crecí…, no maduré.

En el fondo, no merezco ser querido. Busco amor.

 

 

 

 

Anuncios
odios míos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s