fin

 

 

Las manos me florecían

cuando tocaban tu luz,

refugiándose entre miles

que brotaban el campo de tu piel.

 

Por qué ahora buscan sombra.

 

Por qué sigo en esta tumba

y te ruego que me vengas a dormir

vertiendo tierra a puñados

sobre un lecho en el que pido descansar.

 

 

 

 

 

Anuncios
fin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s