algún día

 

 

Tu día fue antes de ayer, escrito en el aire yermo
con las patas y los vuelos de la mosca, quedó en mi posteridad.

Papel, que fue una burbuja impersonal,
extirpada a las lecciones
que falsamente me alzaban sobre ti,
una vida cimentada en trajes de cachemir
que salpican, ensuciando,
todo el núcleo de ternura caducada.

Olvidar esa lección me hace feliz,
porque ser sensualidad tiene colores
y me cubre el esqueleto fragmentado
con vendas, y con vestidos de organdí.

Espaldas de celulosa,
y tu pluma, que flotando,
siempre escribe el día a día de mis noches,
y anota mis cuatro puntos cardinales.

La densa quietud del muslo bajo la mesa camilla,
las bragas, de un lunes cualquiera,
que te alborotan el cuerpo al que dotan de anarquía,
la ausencia de maquillajes
bajo el flexo que limita la mirada,
la página treinta y tres…

Y una punta de humedad
que te ha rozado una esquina
mientras tú cambias de hojas.

El amor pegado al techo es estrategia por verte desde arriba,
es humo que se metió bajo el sillón, vulnerable,
un maquis en la explanada,
un gusano sobre asfalto
que busca sus agujeros,
y un supuesto espectador equidistante
empujado a respirar feminidad
como el sin techo que aprende nuevas lenguas.

Ya no puedo ser persona que se enlace a sus muñecas,
ya no sé cómo ponerme, si no me tapo hasta el cuello,
y sudo dos fiebres juntas dibujando con mi cuerpo desgarbado,
el feto que anhelo ser, en su interior acolchado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
algún día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s