la huida

 

 

Esta inmensidad del mundo

se ciñe bien a mi cuello

con el doble nudo Windsor que da el miedo.

La libertad se hace clima que no puedo controlar,

se hace mar, que como espejo, me cautiva y me sonríe

frotándose las patitas al ritmo de las cien moscas que desovan en un pez;

esperará a que me aleje para romperme a tormentas.

De qué sirve una avenida interminable

si no puedo replegarme, como un feto,

para descifrar la vida palpando en una baldosa.

 

La salida de emergencia es hacia adentro.

 

 

 

 

 

Anuncios
la huida

2 comentarios en “la huida

  1. ¡Precioso, Quenton! Hacía tiempo que no regresaba por aquí y es una pena, con los versos tan hermosos que escribes… Me he dado cuenta de que no te seguía, lo cual también es una pena jeje. Pero a partir de ahora me verás más por aquí, espero.
    Un abrazo ♥

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s