la verdad

 

 

Bonito, mientras dudaba, en la vaciedad y la nada…,

ahora no sé lo que busco -cuando busco-,

ni me acuerdo de leer en las miradas;

ahora ya tienen sentido los días de internamiento.

 

Enajenación, difusa en tiempo,

la fe, viviendo entre erratas,

renglón torcido de Dios, en la página de inicio.

 

El señor del traje gris me ha convencido,

la convicción, es no serte,

con la convicción de serme, una vez ido.

 

 

Anuncios
la verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s