pasar

 

 

Huelo una silla vacía, un adiós

hecho marca en la pared y una mosca

en el cristal de la alacena,

culpo a los polos opuestos

que me obligaron a serte en el hueco que generan entre ambos, y a la vida,

que sólo va a saber dulce

si la devuelves después de verme muerto.

Abandona ya la cinta de los cien atardeceres

diligentemente bien rebobinada

y déjala que respire en un estante

mereciendo mejor vida y a su suerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
pasar

tan solo caer

 

Tócame el alma con tus manos sucias,

haz objetos que te puedan penetrar,

y vamos siendo uno sólo,

al borde del precipicio,

escuchando los pecados cantados por la coral.

 

Míralos a ellos, mientras con mis trozos                  

consigues llorar al llegar al orgasmo de no importar nada,

y entonces, dejemos caer nuestros cuerpos al vacío,

y riamos al son de mil voces que canten conmigo,

cuán de indeseables somos.

 

 

 

 

 

 

 

tan solo caer

Fiera

lachicadelospieseternamentefrios

Te han roto mil veces con sus ejércitos de moral invisible,

te han rodeado otras quinientas con pistolas que,

en vez de balas,

estaban cargadas con sus cánones para el amor

y así te han acostumbrado a vivir

con la música en los tímpanos,

la vergüenza tras las bragas

y el amor propio en los bolsillos.

Pero creéme si te digo que tengo un plan:

pienso besarte hasta que te acostumbres solamente

a sentir el mundo entre tus dientes

y mi corazón

entre tus piernas.

Ver la entrada original

Fiera

a. u. a.

 

En el parque humillando poetas, ropas baratas
y telas
y hombres-mujer,
y animales
que con la publicidad
son azote de gusanos

que no queremos la luz.

Sólo intentamos comerla
sintetizada por alguien
en las hojas de ese cuerpo

que sí merezca mil penas.

 

 

 

a. u. a.

adiós gracias [a las 3]

 

 

Siento placer en el sexo

cuando está apagado y muerto el cigarrillo de después.

 

Vivir besando hojas verdes de enormes libros dorados,

lamer parte de esa luz que ellas se comen

sacando brillo-saliva /

del morado que se crea /

bajo el ojo del ciclón/

 

El deseo de ascender hacia el abismo

es el trepar,

caer a troncos y muslos de mármol reptando en fila,

dibujando una espiral en el ascenso -por pura supervivencia-.

 

Todas las formas de amar son el dorso de la mano,

sucio y pálido silencio que me habita,

que te espera en los pasillos de un museo

careciendo de sentido

cuando ya está todo roto y confundido.

 

Entre el sexo musculado

no queda más que el color del asco que evoluciona

empujándome al pasado.

 

Adiós gracias.

 

 

 

 

 

adiós gracias [a las 3]

y el amor

 

 

Te he amado en las formas de ser,

en el arte y la plasticidad que desprendes,

he amado el espacio entre letras, tus pálidos muslos,

la silla vacía que espera al cadáver que fui,

y he lamido tu mirar bajo las cejas

y te he llorado en la espalda

como a la sombra que no vio el girasol;

ya no puedo hacer más por salvarme,

ya no puedo obligarte a que saques

la angustia, color de asma,

que me disfraza de insecto para morir en tu cáliz

envuelto de soledad.

 

 

 

y el amor