yerro

 

El poder hecho impotencia de un deseo,

el querer como un fantasma

que manosea el volante             de la máquina oxidada;

el modus vivendi, carpe diem in veritas

que no lleva nunca bragas bajo falda,

faldas que vuelan cabezas         vuelan todas mis cabezas;

faldas de sábana blanca, que se tensa,

como el pasado que tiene

un objeto secuestrado bajo cama             y los insectos.

 

Dime con quién voy a hablar, si con quien pensé que estaba,

era una blanca pared donde estampaba mis golpes, sin pensar,

y pensando que escuchaba.

 

Amar es también confuso,
con dudas,
con miedos,
soledad y miedo el que dejan

los errores                      que no evito                               contemplar.

 

 

 

 

 

yerro

por qué yo

 

¿Cada cuánto tiempo, un pez,

abre la boca
sintiendo
que ya no hay agua?

Cuánto peso, en realidad,
podríamos conservar,
como la gente feliz,
mientras  jugamos callados
a los pies del Fujiyama.

Morir viendo a las hormigas tan de cerca
que forman parte del cuerpo cuando colgamos de ramas,

y el asfalto es tan gris
que no quiero pisar sus escamas,
que me aleja de sirenas que no suenan
y a poco sabe el perfil;

verte con esas tijeras,
situó mi triste vida
pendiente de las fronteras.

Nada importo cuando no tengo importancia,
me sacaste del tablero
el día en que pude ver
tu sexo sobre el damero.

Qué más todo,
qué más da,

si confundo con mis canas
y tus manos no conservan

ni mi tiempo

ni tus ganas.

 

 

 

 

 

 

por qué yo

uno solo

 

 

Me da igual que no lo sientas,

yo siento delicadeza al escribirte,

al amar cada palabra que contenga un gesto tuyo,

al tumbar sobre el papel

lo que escondes bajo el polvo

del vello de cualquier parte de tu cuerpo

que no cabe en una flor.

 

Nada ni nadie es tu cuerpo;

una vez te vi las ingles

y cayeron en mis hombros los tiempos en que no estabas.

 

Y supe que quiero morir en esa parte de ti,

en paisajes congelados en postales

colgándome con tus bragas en un hilo

y soñando amamantarme de tu ser

con dos libros deshojados por el suelo.

 

 

 

 

uno solo

agujeros de gusano

 

Balcones hacia el oscuro del abismo.

La guerra de secesión bajo la falda.

 

Van seis noches en que sueño

poder amarte en objetos

que aparecen en las fotos

que vi de tu habitación.

 

Follarte sobre tus cosas,

olerte a perra que muerde,

observarte en la distancia

y verte marcar territorio -entre los muslos-,

con fluidos de abandono

y tu sonrisa angelical.

 

Nunca encuentro tu principio y tu final,

nos acabamos encima

buscando ahogarnos las ganas;

y cuando el sol nos delata,

nos lamemos las heridas y las tripas;

porque si es para poder morirte

bajo el agua,

la boca es el orificio

por donde vas a meterme

los venenos,

y a empujarlos bien dentro

con dos dedos.

 

No sé por qué te deseo,

no sé cuánto te he rozado

con las puntas de mi espada,

pero eres ya enfermedad

y me sudas cada gota

con el dolor de tus manos;

no pudiendo imaginarlas

sin pedirle a tus ancestros,

que me concedan la mía

para masturbarme inerte

sostenido en tu mirada.

 

Me atrae que puedas romperme.

El día menos pensado, es el día antes de ti.

 

 

agujeros de gusano

_segmentos de humanidad.

 

 

Vuelve a hacerte las trenzas, tenemos que hablar,

y quita esa puta canción que martiriza mis yagas.

No tapes con un perdón la culpa que tiene uñas de rapaz,

si te colaste en un pozo, fue por amor a ese arte que no existe,

fue por seguir al mendigo hasta las cimas donde nada huele a nada

y si nadie tuvo huevos de frenar,

es porque vivir son tiempos, y no frenos.

La intención se difumina cuando el desenlace gime en agonía,

verte las muertes de cerca no te sitúa en la línea,

te sitúa en el terreno de volver a respirar.

Vivir es muy tangencial, no perdona ni a los locos ni a los vivos,

ambos son un solo cuerpo bipolar,

y ambos mueren, cuanto más vivos están.

Reflexiona.
La vida no son dos días, es un instante en paréntesis elevado a una potencia indefinida.

Te vas a quedar bien dentro el día en que te hayas ido y ya te vas, y ya te has ido.

 

Quisiera llorar tu culo, quisiera llorarte encima como el niño que requiere una atención,

morir a los pies de tu cama, como ayer,

mientras tú te follas sola con dos dedos de lasciva,

y me robas a conciencia la energía.

Eres la melancolía que visito en soledad,

te desvisto con ternura y beso tu blanca piel sin perdonar la injusticia.

 

Ya no te llevo conmigo.

Ya eres yo, con más de cien fotografías.

 

 

 

 

_segmentos de humanidad.

_acrílicos. #poema #poesía

 

Acrílico el cielo,

cirílica tú.

 

Sales de contextos

para con tus letras

colar tus perfumes

entre las costillas

del ser medio muerto

que dejaste en una acera.

 

Ya no entiendo el griego si no es contigo;

yo soy más de lienzos y colores aceitosos;

-no entiendo muy bien tu letra.

 

Sabes de las medicinas

y te metes en recetas

para que los lean él.

 

Cualquiera que tenga más color salmón;

cualquiera siendo un cualquiera mientras te observo de lejos.

 

Y con coros gregorianos,

sin entender tu jugada,

me disfrazo de tus manos

y me amo.

 

Como si tras esa esquina -exactamente igual-,

me estuvieras tú mirando

por el rabillo que trempas

con tu aliento arrasador.

Cómo no voy a quererte.

 

 

 

_acrílicos. #poema #poesía