eternura

 

 

Me respiro la falta de tu aire,
la ausencia encerrada en la habitación
y el humo del jueves pasado;

toco una articulación y me doy cuenta que sigo en escena,
en la plana ausencia del mapa que explica las cosas,
en el hueco de vida que invado y que pudo ser otro
porque todos somos papeles en blanco,

voy fijando la vista en los frutos que comes,
voy comiéndolos yo
mientras sueño dormido en la cama
que está hecha a medida de un cuerpo distinto,

prados, bosques, montes, ríos,
todo parece que viva conmigo
sin que nada me quepa en las lindes,

toco yo lo que se toca,
veo yo lo que se mueve,
y avanzo con el suave tambaleo que otorga una cierta elegancia
por no ser de nada ni nadie;

amar no está en ningún punto,

flota frío
en el hueco vacío
que existe entre ambos,

y eyacula en el espacio que jamás une las líneas que se llaman como tú,

ni la mía,

ni la tuya;

paralela es la muerte
porque para ser, necesita de otra;
y vida el deseo de amar
en la eterna distancia que nunca se toca.

 

 

Anuncios
eternura

volver

 

 

Cuanta nada se aproxima. Me he construido un refugio.
Tengo vino en la cabeza desde el día en que te fuiste

He llegado a lo hidrófugo sentimental y llegado hasta ese punto, me volví;
cerré la llave de paso y volvieron los obtusos sentimientos cubiertos de arena y mar,
ya pueden doler de nuevo como vírgenes sangrando en mataderos,
se puede crecer con ellos,
puedes hacerlos crecerte y habitar en donde antes,
suponer la cara oculta de tus muslos,
lamer, tu plexo solar
haciendo brillos de nácar en el fondo de un cañón entre tus pechos,

oh, tarro de las esencias,
ninfa de color avena
de encías, que si las chupo, aún tienen sabor a fresa;

anhelo saber amarte por la tarde
en la franja donde yacen los insectos
y donde nunca uno de ellos
ha muerto por ser amante.

 

 

 

 

volver

arañas

 

 

(Cada vez paso) más tiempo en las afueras,
observo crecer la valla en su zona perimetral y sentado entre las cosas,
rezo porque sea reja o muro de doble cristal,
rezo por poder mirar recordando mis pecados borracho y arrepentido.

Rezo por estar al otro lado.

Ya no arrancaré más flores,
no lucharé por volver si puedo verlas mecidas por vientos de viene y va,
no pienso volver a entrar;

lamento las que arranqué para dejarlas en agua junto a la televisión,
no fueron mi propiedad,
sólo fueron un trozo de tiempo adornado y que me hizo reír
sentenciado a marchitar.

Aprendo a amarlas por dentro sin causarles un dolor,
como una araña cualquiera,

despreciando el exterior
y lamiendo  lo que esconde la carcasa.

 

 

 

 

arañas

una vez solo

 

 

Sólo una vez solo.

Una vez.

Una, que es la misma zorra todo el tiempo.

Como árbol repetido a velocidad uniformemente acelerada;
como fecunda cadena que a veces me deja espacio para algo
y le intercalo tus bragas,        azul,        cielo.

Vengo de una orilla donde el mundo es cereal,
dispuesto a ver en tu espalda
la distancia dibujada de un pasillo
y deseando el placer de no tocarte.

Nunca estás porque no lo necesitas,
y yo ya no soy poeta
para jugar a arrancarte

las sonrisas.

 

 

 

 

 

 

una vez solo

invocable

 

 

Yo te morderé las uñas cuando estés nerviosa,
estaré en cada lugar que tú estés sola,
te echaré de menos y unos cuantos puñados de tierra,
y taparé la tumba que te preparé
cuando los insectos me bailen la muerte.

Era primavera, o quizá no fuera,
pero olía a sexo
y a galán de noche cuando se masturba vestido de flores.

Fui distante del resto del mundo y no me hizo especial;
ser amante de tu reducción,
me hizo aún más pequeño, a los ojos de dios, en el punto final que saltó de un balcón.

Ahora llévame tú y utiliza mis cosas para hacerme sentir en el fondo de todo;
puede que al menos aprenda a rezarte llorando, al final,
hecho carne en más gente vulgar
que sueñe con poder amarte
bajo la piel de ese árbol, que es la vida.

 

 

invocable

yerro

 

El poder hecho impotencia de un deseo,

el querer como un fantasma

que manosea el volante             de la máquina oxidada;

el modus vivendi, carpe diem in veritas

que no lleva nunca bragas bajo falda,

faldas que vuelan cabezas         vuelan todas mis cabezas;

faldas de sábana blanca, que se tensa,

como el pasado que tiene

un objeto secuestrado bajo cama             y los insectos.

 

Dime con quién voy a hablar, si con quien pensé que estaba,

era una blanca pared donde estampaba mis golpes, sin pensar,

y pensando que escuchaba.

 

Amar es también confuso,
con dudas,
con miedos,
soledad y terror que dejan

los errores                      que no evito                               contemplar.

 

 

 

 

 

yerro