POEm

 

Sé que se llama Marcos y que escribe poesías porque le sigo en Twiter  @marcosnchz23  

Acabo de ver que tiene un blog y por aquí lo dejo a la vez que lo recomiendo. No soy ningún erudito de la poesía ni detecto muy bien la calidad a la hora de su ejecución, por eso no juzgo, yo sólo leo y me limito a dejarme llevar como en otros ámbitos del arte y de la propia vida, sólo trato de sentir.

 

<<HAZ CLICK AHÍ>>
⇓   ⇓    ⇓    ⇓    ⇓    ⇓

Rechazos y navajas

 

 

*aprovecho para saludar a Marcos, también a todos vosotros, y yo me voy yendo ya pa’ la cama…, que van a ser las tres y cuarto.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

loprofundo

 

 

Desde mucho más allá, una vez te he atravesado,
vuelvo a amarte por la espalda
suspendiendo sobre el cuerpo que no es tuyo y ya no es mío,
una esfera luminosa que si tocas con el dedo
hace salir de un sombrero
un orgasmo que desmiembra los sentidos
bajo un hongo nuclear;

bordes de vida en conflicto
por ver cuál de los dos filos corta más un sentimiento,
almas de carne picada
y cuerpos que no se visten para camuflar perfectas curvaturas,
mantequillas sensoriales que se untan y que plasman sus colores en la piel…,

océana piel,
piel líquida y piel donde se hace pie,
nada en calma y superficie en la que floto
sin posibilidad de inmersión;
nada con brillo de nácar
y olas en pieles ajenas que no cesan de llamar,

marejadas que prometen desde una fosa abisal
confundir hembra y varón…

Ojalá degenerarme en sus tormentas,
ojalá ser más mujer que la parte femenina
del círculo sin sentido al que llaman menstruación,
y más hombre que el payaso que se asoma a la ventana
y que salpica su amor por colegialas
disparando en azulejos semen blanco.

 

 

 

 

 

 

 

loprofundo

volver

 

 

Cuanta nada se aproxima. Me he construido un refugio.
Tengo vino en la cabeza desde el día en que te fuiste

He llegado a lo hidrófugo sentimental y llegado hasta ese punto, me volví;
cerré la llave de paso y volvieron los obtusos sentimientos cubiertos de arena y mar,
ya pueden doler de nuevo como vírgenes sangrando en mataderos,
se puede crecer con ellos,
puedes hacerlos crecerte y habitar en donde antes,
suponer la cara oculta de tus muslos,
lamer, tu plexo solar
haciendo brillos de nácar en el fondo de un cañón entre tus pechos,

oh, tarro de las esencias,
ninfa de color avena
de encías, que si las chupo, aún tienen sabor a fresa;

anhelo saber amarte por la tarde
en la franja donde yacen los insectos
y donde nunca uno de ellos
ha muerto por ser amante.

 

 

 

 

volver

entiendo

 

 

Entiendo que yo no te guste;
entiende:
tú a mí, tampocos.

 

Ya no sé nada de ti porque sólo eres la venta;
te dibujas como nubes de algodón
siendo carne necrosable
como la náufraga grasa
que sin nombre propio flota, a la deriva;

manchas la océana mar
en discretos lunarcillos de color.

Sabes tan poco de mí,
que despejas las incógnitas más frías

dando puntapiés con rabia

mientras rezas               por que te abran               las cancelas.

 

 

 

 

entiendo

segmento

 

 

Siempre eres septiembre,
libros con un forro nuevo,
diademas en el pelo
y habitaciones con gente que no quiero;
siempre eres tú sonriendo,
una y otra vez septiembre, curso nuevo
con los árboles desnudos que se yerguen
sobre un pasado alfombrado de hojas muertas;
hojas que ya están escritas
pintando un mar de esqueletos sobre el miedo.

Juegas a ser comienzo nuevo,
lugar virgen tras un nuevo terremoto,
una cara diferente de una única moneda,
o quizá soy yo,
que me voy imaginando vidas
siguiendo el rastro de algo
que nunca he querido ser.

 

 

 

 

segmento